PrevDiag_960

Prevención

Existen actualmente dos opciones para reducir el riesgo de cáncer de ovario las cuales quizá desee conversar con su médico.

• Píldoras anticonceptivas. Los anticonceptivos orales han demostrado reducir el riesgo de cáncer de ovario hasta en un 30 a 60%.
• Se puede tener en consideración la cirugía preventiva para extirpar los ovarios y las trompas de Falopio si las pruebas genéticas indicasen un mayor riesgo de padecer cáncer de ovario. Para mujeres en etapa postmenopáusica, esta cirugía puede reducir el riesgo de cáncer de ovario y cánceres relacionados hasta en un 85-90%.

Para mujeres premenopáusicas la extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio puede también reducir el riesgo de cáncer de mama en un 40-70%.

La investigación ha demostrado que las formas más comunes y más graves de cáncer de ovario realmente comienzan en las trompas de Falopio. Cualquier mujer que deba someterse a alguna cirugía ginecológica quizá desee considerar la opción de la extirpación de las trompas de Falopio en esa oportunidad.

Mantener un peso corporal saludable también puede reducir el riesgo.

Es importante considerar la gama de riesgos y beneficios al tomar estas decisiones importantes. Su médico puede conversar con usted acerca de éstas.

Diagnóstico

En la actualidad no existen pruebas de detección fiables para el cáncer de ovario.
Si tiene signos y síntomas de cáncer de ovario, su médico debería realizar, o referirle a un especialista para que le practiquen:

• un examen pélvico completo
• una ecografía transvaginal o pélvica
• un análisis de sangre para medir el marcador tumoral CA-125

Estas pruebas son más eficaces cuando se utilizan combinadas. Los médicos pueden también utilizar tomografías computarizadas (CT scan) o tomografías por emisión de positrones (PET) como parte del proceso de diagnóstico. Sin embargo, la única manera definitiva de diagnosticar un cáncer de ovario es mediante una biopsia.